El gobierno anunció un recorte en los subsidios a la tarifa social y el fin de la bonificación por ahorro del consumo a los usuarios residenciales. Se eliminaron los topes de aumento establecidos sobre los montos finales de las facturas, que en los casos de usuarios residenciales (R1) eran de 300%, siempre que el monto total de la factura superara $250.

Leer mas sobre el tema