Frente a la batería de medidas preventivas adoptadas por el Gobierno nacional, las prestadoras cordobesas despliegan acciones para proteger a sus asociados y garantizan guardias mínimas para atender las necesidades de las comunidades del interior provincial.

En cuanto comenzó a confirmarse la gravedad de la situación epidemiológica generada por casos positivos de Covid-19 en el país, las cooperativas de servicios públicos de la provincia pusieron en marcha estrategias para asegurar prestaciones, teniendo en consideración las recomendaciones emitidas por las instituciones de segundo grado que las nuclean, FACE Córdoba y FECESCOR.

De esta manera, les remitieron a las distribuidoras protocolos de actuación para las diferentes áreas de trabajo y de servicios, siguiendo lineamientos fundados en la responsabilidad social y en la situación de emergencia.

Fuente: www.comercioyjusticia.info